¿Dónde están los de la ceja?

A diferencia de lo que hicieron el PSOE y Zapatero a raíz de la guerra de Irak, el Partido Popular está actuando ante la guerra de Libia con responsabilidad y sentido de Estado. Por eso, no estamos utilizando desde la oposición y de modo partidista y sectario la participación de España en este conflicto. Del mismo modo, no vamos a usar la guerra como excusa para romper las reglas de la democracia y atacar al gobierno de manera irresponsable.

Eso no quiere decir que podamos olvidar la penosa actuación de los socialistas al impulsar una serie de manifestaciones y movilizaciones, muchas de ellas extraordinariamente crispadas y violentas, en las que se intentaba achacar al gobierno del PP presidido por José María Aznar todos los males del mundo. Simplemente les pido que recuerden la escena posterior a los ataques terroristas del 11-M, con las sedes del Partido Popular en toda España, incluida Almería, cercadas por personas enviadas por el Partido Socialista y sus medios de comunicación afines, para presionar, insultar y agredir a los militantes populares bajo la bandera común del “No a la guerra”. El mundo de la ceja, los autodenominados intelectuales, los artistas dependientes de la subvención y los colectivos antisistema pusieron cerco a las sedes populares, e incluso propugnaron el establecimiento de una especie de “cordón sanitario” para aislar, apartar y finalmente expulsar al PP de la vida pública española. En el colmo del cinismo, todos estos profesionales de la algarada aseguraban que no latía en ellos el más mínimo interés político o partidista y que se movilizaban por estricto sentido humanitario y llevados por el deseable logro de la paz universal y el rechazo a la violencia y la muerte que suponen las guerras. Pero ya estamos viendo que para estos pancarteros las únicas guerras rechazables son las que asumen y respaldan los gobiernos del Partido Popular, porque hemos sido testigos de su abrumador y bien pagado silencio durante todos los episodios de la guerra de Afganistán, en la que han muerto ya más de un centenar de soldados españoles, y de modo muy especial en los recientes episodios bélicos sobre Libia. No olvidemos que todos los señores y señoras de la ceja se movilizaban, o al menos eso era lo que decían, por la participación española en la guerra de Irak, pero que esa participación consistió exclusivamente en la aportación de un buque hospital con ayuda humanitaria una vez habían terminado las operaciones de combate. ¿Qué no podrían decir ahora que el Gobierno ha autorizado a las tropas españolas a atacar objetivos libios? Insisto en recordar que en Irak las tropas españolas no pegaron ni un solo tiro y que ahora los aviones españoles están participando en operaciones conjuntas de bombardeo. ¿Acaso son más terribles los efectos de las bombas en Bagdad que sobre Trípoli? ¿No nos motiva el mismo dolor un niño iraquí muerto en un bombardeo que un niño libio que pierda la vida en similares circunstancias? Los socialistas insisten en que existen importantes diferencias entre la guerra de Irak y la de Libia. Y llevan razón: en Irak eran otros los que dejaban caer bombas mientras que en Libia somos nosotros los que las tiramos. Y todo ello, con el silencio cobarde y cómplice de quienes cuando salían enarbolando cejas y pancartas decían actuar en nombre de los valores más altos de la humanidad, de las ansias infinitas de paz y de la alianza de civilizaciones. ¿Dónde han quedado ahora todos esos valores? Pues ya lo estamos viendo. Podría pensarse que todos estos actores de reparto de la movilización progre y los así denominados miembros del “mundo de la cultura”  son incongruentes. Pero yo creo que es más simple que todo eso: son serviles.

Pues frente a ese servilismo bien remunerado de unos y las incongruencias políticas del PSOE, el Partido Popular actuará de modo responsable, sin demagogias y sin pancartas. Deseando que se garantice la seguridad de los ciudadanos libios que se han levantado contra el dictador y esperando que nuestras Fuerzas Armadas cumplan su misión sin daños. Y es que, incluso desde la oposición, se pueden dar lecciones de cómo se debe gobernar.

About these ads
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ¿Dónde están los de la ceja?

  1. JESUS JAVIER MALDONADO MEGIAS dijo:

    DESDE AQUI QUIERO MOSTRAR MI MAS SINCERO SENTIMIENTO A JOSE LUIS, ESE PRESIDENTE QUE PASO POR ESPAÑA PARA APROBAR LA LEY DEL ABORTO, LA LEY DE LOS MATRIMONIOS HOMOSEXUALES, PLAN EEEEEE PARA MEJORAR LAS ROTONDAS Y HACER FUENTES EN TIEMPOS DE CRIIIISSSIIIS COÑO, QUE VATIO RECORD EN NUMERO DE DESEMPLEADOS, QUE PERMITIO A LA ETA PRESENTARSE DE NUEVO A LAS ELECCIONES COMO UNOS CIUDADANOS DE ORDEN, QUE NOS REBAJO EL LIMITE DE VELOCIDAD A 110 PARA AHORRAR (PERO YA CON LOS PRIMEROS BROTES VERDES DE CRECIMIENTO ECONOMICO EN ESTE NUESTRO PAIS). EN FIN, UN DESASTRE. QUE ESPERO, QUE LOS NUEVOS MIEMBROS DEL GOBIERNO PUEDAN ARREGLAR. Y QUE ARREGLARAN NO NOS QUE PA LA MENOR DUDA A LOS ESPAÑOLES.UN SALUDO Y MI APOYO AL PARTIDO POPULAR. A VER SI ARREGLAMOS ESTO.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s